02 septiembre, 2008

Congraturation! Te pasaste Makaimura



El Makaimura (Ghosts 'n Goblins) de NES es uno de los juegos más difíciles que un servidor recuerda. A jefes finales casi imposibles de superar se le une una característica que hizo que muchos lo odiaran aún más si cabe: tras pasarte la última fase, después de haber sufrido lo indecible, se te obliga a empezar de nuevo desde el principio (perdón por la perogrullada, pero tenía que incidir en el desde el principio). Y si no completas la segunda vuelta, te quedas sin rescatar a la princesa. Ea, a cascarla a Parla.

Lo repetiré una vez más, para los incrédulos... Después de siete angustiosas fases, la sala donde se libra el combate final contra Satán no es más que un espejismo creado únicamente con el propósito de aumentar el tamaño de la huevera del jugador. Cuánto cabrón... Rejugarlo se convierte en una tortura peor que la que sufrió William Wallace.

De todas formas, no había mucho que ver al final. Sólo la escena de reencuentro, acompañada de un mensaje en perfecto engrish (lengua inventada por los japoneses basada ligeramente en el inglés) que primero te felicita y luego te invita a superar tu puntuación jugando de nuevo... Claro, como si no estuvieras pensando en otra cosa que volver a quemarte los labios con la misma sopa.

3 comentarios:

Kirkis dijo...

El juego ya sea en versión NES o en cualquier otra me parece super imposible. La verdad es que nunca me lo he pasado, soy bastante PKT

Ctharl dijo...

El juego es posiblemente lo más jodido que existe. Menos mal que no lo jugué de pequeño porque me habría dejado un trauma inborrable.
Normalmente los juegos que no se pudo pasar uno en su día se los acana quitando uno de encima pero ni siquiera con emulador y save states conseguí llegarme al final.

En SuperNES era posible de pasarselo, aunque volvían a tocar los huevs con eso de volver al principio, esta vez hasta que encontrabas cierto objeto.

De todos modos, me quedo con las aventuras de la gárgola secuestradora. El Demon´s Crest es una obra maestra.

Roy Ramker dijo...

A mi me dejaron el de SNES cuando era pequeño y me vicié de mala manera, me enganchó muchísimo y sí, jodía un montón cuando te lo pasabas y tepedían el objeto para pasarte el juego (creo que era un anillo, no me acuerdo)
eso sí, lo disfruté un montón!

Relacionados: