13 diciembre, 2008

Dynamite Deka + Deep Scan



Sigamos hablando de la Saturn, si os parece, y de otro de los imprescindibles de la máquina de Sega a los que el tiempo terminará por hacerle justicia: Dynamite Deka.

Conseguirlo no fue fácil, pero valió la pena perder horas y horas buscando en tiendas de segunda mano japonesas hasta que por fin pude hacerme con él. De eso hace ya un par de años, y desde entonces se ha convertido (en combinación con el fenomenal Guardian Heroes) en la excusa perfecta para pasar una tarde de vicio en compañía.

Dynamite Deka es un título de culto, uno de esos baluartes de la Saturn que tanta satisfacción reporta a los gourmets del videojuego clásico. Como todo buen arcade beat'em up reconvertido a versión doméstica es tan divertido como frenético aunque, como hago suponer arriba, requiere de un segundo jugador para extraerle toda la chica. Dynamite Deka tiene muchos puntos fuertes; de éstos cabría destacar el amplio abanico de armas y objetos que hacen más llevadera la noble tarea de masacrar rivales. Propinar un mamporro que haga que el rival pierda su arma, recogerla y utilizarla en su contra es la secuencia principal de movimientos a repetir en este festival de acción propio de película ochentera.

Las diferentes fases que nos conducen a los rehenes que hemos de liberar, presos en un edificio plagado de terroristas, están aderezadas con QTE que añaden una dosis de espectacularidad a las ya de por sí curradas secuencias del juego en las que no sólo hemos de estar pendientes de los enemigos, sino también de factores externos a la pelea. La dificultad, como todo buen juego de este estilo, va in crescendo y exige depurar mucho nuestra técnica si se quiere llegar al final.

Fuera de Japón, Dynamite Deka es conocido como Die Hard Arcade, dado su ¿casual? parecido con La Jungla de Cristal (la licencia fue comprada posteriormente a la finalización del desarrollo del juego). Sea como fuere, sirvió para atraer a más jugadores (al menos en EE UU) y dio alas a una segunda entrega para Dreamcast y un remake en toda regla para PS2. Lo espectacular y que nadie se esperaba era que hace un par de años fuese a revivir en los salones recreativos nipones con la misma magia de antaño, corriendo en una de las primigenias placas NAOMI de Sega y bajo el nombre de Dynamite Deka EX.





En cualquier caso, nada como la versión de Saturn, muy fiel al arcade original y que encima nos regala Deep Scan, un juego de 8 bits de 1979 muy simple pero entretenido, en el que tomamos control de un bombardero que ha de hundir barcos rivales antes de que él mismo sea alcanzado por los proyectiles enemigos. Todo un detalle de buen gusto.

1 comentario:

Alvaro dijo...

Sabia que esto iba a pasar.
Creo que buscaré uno.

Relacionados: