21 agosto, 2010

El emperador de los truñazos



Y no es que lo diga yo, sino los japoneses. Razones no les falta, desde luego, como podrá observar cualquiera que le eche un vistazo al vídeo de apertura de este bizarro engendro:




El menú de opciones (solo dos tipos de audio), la música, el vídeo carente de todo sentido, la pantalla de título, 
los chillidos varios, los gráficos collage... Esto sí es amor por los videojuegos, y lo demás tonterías.

Durante lustros, Death Crimson ha sido carne de cañón de foros de internet nipones, donde allá por 1996, fatídico año en que este subproducto de laboratorio checheno vio la luz, surgió una extensa comunidad de seguidores de lo absurdo que encumbró a este juego de ECOLE al trono de los truñasos de Saturn, por no decir de todas las consolas habidas y por haber. La epopeya de Combat Echizen, protagonista de este esperpento, supera con creces la categoría de truñaco legendario que Ganso Saiyuki sigue exhibiendo. La diferencia principal entre ambos estriba en que la fascinación y asombro que produjo DC dio lugar a que el precio del bichejo inmundo se disparara. A día de hoy cuesta encontrar una copia de segunda mano por debajo de los 6.000 yenes, mientras que a Ganso Saiyuki su condición de clásico del cacafuti no le ha servido para revalorizarse. Menuda cara de póker se me quedó cuando esperaba comprarlo por 50 yenes y me encontré con que la pegatina del precio tenía un par de ceros más.

Death-sama, como así lo llaman algunos, fue lanzado al mercado para alargar un poco la vida de la Virtual Gun, la pistola con la que se jugaba al Virtual Cop. Creo que el vídeo es bastante explícito como para ahondar en los problemas que DC presenta, si bien para resumir diré que las críticas de la época lo apalearon prinipalmente por un control intolerable, en el que apuntar con éxito al enemigo era más difícil que tratar de matarlo tú mismo a puñetazos. No pocas Sega Saturn fueron seguramente arrojadas por una ventana a causa de la frustración de los masocas que malgastaron su vida con este malogrado juego.
Otros problemas evidentes que presenta Death Crimson son su aspecto gráfico, su inexplicable historia (nadie sabía por qué Echizen tenía que liarse a tiros así por la buenas), sus delirantes diálogos y un sistema de evolución del arma que no había por dónde cogerlo. La dificultad está muy mal ajustada también, por lo que cuentan aquellos locos que han conseguido aguantar más de 10 minutos jugando. Después de recibir un disparo no hay ni el típico tiempo de invencibilidad que sirve para poder reponerte del asalto.

Para que os hagáis una idea de cuanta vileza y ruindad acumula el juego, sabed que incluso la Famitsu, la única revista del mundo en donde las puntuaciones bajas cuestán más de ver que en la Hobby Consolas (untada como estaría ya por aquella época, seguro) le dio un mísero 13 de 40. Sigo pensando que esta nota está inflada.

Podría estar horas escribiendo acerca de este mítico juego, ya que los rumores, historias de desarrollo y anécdotas reveladas después de que alcanzara la fama no son escasas, precisamente, pero prefiero no freír el cerebro de quien esté leyendo estas líneas. Por cierto, tal es el culto que este juego ha generado que incluso tuvo secuela para PS2, Death Crimson OX, un lanzamiento que la mayoría se tomó como lo que pretendía ser, una broma entre amigos.

Por si fuera poco, y aquí lo dejamos ya, el año pasado se expuso en Japón el mando de control más grande que conozco hasta la fecha, obra casera pero de excelente acabado que representa a una de las criaturas del juego, y con la que posiblemente mejore la puntería que uno conseguía con la Virtual Gun.


Así es Japón, amigos.

El caso de Death Crimson no deja de ser curioso, ya que a pesar de su ínfima calidad muy poca gente del mundillo en Japón desconoce su existencia. Sigue estando en boca de todos, pues su categoría de emperador del kusogee no es fácilmente desbancable, y mandos como el de arriba dan una idea de la pasión que despierta entre muchos. Yo, sin embargo, sigo pensando que no hay juego en Sega Saturn con mayor encanto que Wan Chai Connection, que es y será siempre mi cagarro fetiche.

7 comentarios:

Adol3 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adol3 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adol3 dijo...

Te lo creas o no,el juego es muy conocido entre los amigos blogueros,tuvo incluso su momento de gloria en Er Blog Der Jumafas"

Podría haber ganado el título de truñaco del siglo de no haber sido por mi gran aportación: Barbie Supermodel...

(joder,a la tercera!!!) maldito teclado! XDDD

Chibimogu dijo...

¿Cómo conoces esta miseria de juego? ¿Tan famoso es? Madre mía, no paro de alucinar. Bueno, mientras no hagáis de él vuestro juego fetiche, como los japoneses... ¿Te has hecho ya con
tu copia, por cierto? ¡Suben como la espuma!

El Barbie no vale, hombre, que ese juego está hecho mal a posta :D

Adol3 dijo...

No creas que no he pensado en hacerme con una solo por lo truñaco que es.

Pero claro,hay otros truños antes,como el LaserActive etc... XD

Alvaro dijo...

Es cierto!! Este lo tenian en el Trader dentro de la vitrina!!

¿Y la gente esta de ECOLE? ¿En el exilio?

Esto demuestra que no hay publicidad negativa, que es mejor que se hable mal de algo que que no se hable en absoluto.

¿Sabes lo curioso? Ya cada vez me extrañan menos cosas como las del mando ese.

MANDANGA dijo...

Curioso que menciones el "Death Crimson OX" de PS2 y no digas "ni mu" del "Death Crimsom 2" que salió en Dreamcast dos años antes (Death Crimsom OX en occidente) y de que llegó a recreativas.

Sobre ECCOLE, pues ahí siguen al pie del cañon haciendo juegos como "Melty Blood - Actress again" para recreativa/ps2/pc.

Saludos,

Relacionados: