11 noviembre, 2008

Kaze no Regret, un juego para invidentes



Hace un par de semanas me operaron de la vista. Dado que pasé un tiempo viendo menos que un topo de porcelana, decidí desempolvar uno de los juegos que nunca pensé que tendría la oportunidad de probar, el Kaze no regret (Resquemor del viento) de la gran Sega Saturn y del no menos grande Kenji Eno, creador de joyas como Enemy Zero, D y su secuela (de los que daré buena cuenta algún día).

Kaze no Regret es el único juego del que tengo constancia que ha sido creado para un público invidente. Como resulta lógico, sus posibilidades son muy limitadas, ya que se disfruta únicamente con el sonido (la pantalla se mantiene oscura de principio a fin). El juego se podría catalogar, pues, como novela auditiva (de hecho lleva la coletilla Real Sound).
Para haceros una idea, la obra de Kenji Eno se asemeja a un serial radiofónico de los de antaño (tipo La Guerra de los Mundos) pero con la particularidad de que en determinados momentos la narración se detiene y se ofrecen varias posibilidades de continuar la historia, en forma de líneas de dialógo que se reproducen al pulsar distintos botones del pad de Sega Saturn. Se escoge la que a uno le gusta y chinpún, a seguir escuchando.


Detalle del librillo en braille que acompaña al juego

La historia en sí es un poco flojilla. Va de cómo el protagonista trata de recuperar el amor de su infancia, cumpliendo una vieja promesa que hizo a una chica de su clase. Al fin y al cabo, lo que uno escucha no es más que un folletín, cuyo peso argumental recae sobre un triángulo amoroso que convierte al relato en una experiencia pastelosa. Sólo una mente japonesa es capaz de parir algo así: ni lo venezolanos y sus culebrones, oiga.

Los 4 Cds que componen este curioso título son muy prometedores, pero la historia se la puede ventilar uno en 4 horas y pico, rompiendo todas mis expectativas de estar entretenido hasta que recuperara algo de visión. Por supuesto que pude rejugarlo y buscar variaciones en la historia significativas, pero el simple pensamiento de volver a empezarlo me erizaba los pelillos de la nuca. La existencia de este título, sin embargo, brinda toda una experiencia y es un detallazo de Sega hacia los que no tienen la suerte de poder disfrutar plenamente de nuestra afición favorita.

2 comentarios:

Roy Ramker dijo...

Que detallazo por parte de Sega! Ojalá salgan más juegos de este tipo para la gente que no puede jugar de una manera normal.

Chibimogu dijo...

buenas Roy!

La verdad es que sí, se echan en falta más juegos de éstos, pero claro... no dan el suficiente dinero :-( Kenji Eno los tiene bien puestos.

Relacionados: