28 mayo, 2012

Densha de GO! Estrujen, empujen y bajen




Uno de los mayores éxitos de la “generación Playstation” en Japón fue este simulador de trenes de Taito, que debutó primero en los salones recreativos para luego pasar el testigo a la PS de Sony en 1997.

La reproducción realista de las estaciones, trayectos y trenes hicieron las delicias de los aficionados e incluso de los que no tenían interés en este medio de transporte, que arrastrados por el fenómeno decidieron probarlo.

Convertirse en conductor de trenes de líneas como la famosa Yamanote de Tokio es un sueño que muchos niños albergan en Japón y este título les permitía entrenarse. Se llegó a vender incluso un periférico exclusivo para el juego que replicaba el freno y el acelerador que los conductores emplean en la vida real.

El objetivo de Densha de GO! es tan simple como cubrir las distancias entre estaciones en poco tiempo para no hacer esperar a los pasajeros, cumpliendo con las señales viales y sin acelerar demasiado para evitar caídas en el interior de los vagones. El uso del freno es excesivamente complicado al entrar en las estaciones ya que se requiere una bajada de velocidad gradual muy difícil de medir. Pasarse unos pocos metros del final del andén supone una penalización en forma de robo de segundos en los que completar el siguiente recorrido. A la precisión necesaria hay que unirle más penalizaciones, como las del uso del freno de emergencia, así como las complicaciones que provocan la lluvia en pleno trayecto. Así pues, nos encontramos ante un juego cuyo final verdadero, que se consigue sin usar continuaciones, resulta muy complicado de ver.

Densha de GO! es un juego mucho más divertido y exigente de lo que parece, y no es de extrañar que tuviera parte de la culpa del boom que la Playstation protagonizó en tierras japonesas.

3 comentarios:

Locke Cole dijo...

Hay que ver lo arraigados que están esos tipos de juegos en japón. ¿Te imaginas que sacaran aquí uno del Ave? sería un punto poder recorrer toda la geografía del país.

Adol3 dijo...

Desde luego, los controles que suelen acompañar a estas entregas, no tienen desperdicio.

Saludos.

Chibimogu dijo...

En Japón ser conductor de trenes es una profesión vocacional, ¡con esos periféricos se podía practicar desde bien pequeñajo!

Relacionados: