22 diciembre, 2010

Mikado en Takadanobaba

Los recreativos más famosos de Tokio (con permiso de los Hey), Mikado, tienen una "sucursal" en Takadanobaba, muy cerca de Shinjuku, que lleva funcionando ya cerca de dos años.



Las vistas desde el andén de la línea Yamanote nos permiten observar unos marcianitos y el rótulo de los recreativos que hay en la segunda planta.




El nombre está en japonés, por lo que solo el ruido de las máquinas que llega al viandante al abrirse las puertas mecánicas nos indicará que estamos en el lugar apropiado. Más allá se extiende la gloria.


A un lado de la misma entrada ya hay una máquina de Hatsune Miku, el relevo de los Pop n' music de toda la vida, solo que esta vez el reclamo ya no son animaletes, sino una chavala que tira mucho entre el público nipón. El japonés que aporreaba los botones del mueble al ritmo de la música hacía hasta coreografías y todo, sin vergüenza alguna. Pasé una hora dentro de los recreativos jugando y viendo varias máquinas, y al salir de ellos aún seguía ahí, el campeón.


La saga Darius es una de las favoritas de los dueños y los visitantes, ya que había varios muebles y a punto estaba de llegar otro para el evento que se va a celebrar a final de mes, con competiciones y barra libre de partidas si pagas 1.000 yenes.


A la hora que fui, por algún motivo, no estaba ni el tato por allí, y eso que la calidad de las máquinas y su estado de mantenimiento era inigualable. La primera planta está poblada en su mayoría por arcades con unos buenos años a sus espaldas.


¡Una máquina dedicada de Out Run que aún tira! A punto estuve de hacerle una oferta agresiva al dueño del local por ella. Lástima que no tenga dónde meterla...


La recreativa imperante era la Astro City. Nada que objetar.

Un River City Ramson. Lástima que los precios de los juegos clásicos estuvieran a la par que el de las novedades (100 yenes), si no mi cartera habría acabado tiritando.


Subo a la segunda planta y ¿qué me encuentro? Una señal de que hay una zona dedicada a los arcades de Cave y un póster de Akai Katana, su último juego. La cosa pinta bien.


En una parte de la segunda planta se encontraban los juegos de lucha. Allí es donde por fin se podía empezar a ver a algún cliente.


Un enorme pasillo con shooters de distintas épocas y los clásicos de Cave. Tenía toda la zona a mi disposición, como si hubiera alquilado el local para mí mismo... Era una extraña sensación, y dudo que se vuelva a repetir. Es lo que tiene ir entre semana, a la hora de comer.


El Akai Katana, al que tenía unas ganas increíbles. El shooter de scroll horizontal es más sencillo que los Ketsui y Dodonpachi, y su sistema de tiro sigue siendo más intrincado que el de cualquier matamarcianos al uso. Tras varias partidas no llegué ni a exprimir todas las posibilidades que ofrece el juego para puntuar y mejorar los tipos de disparo.


Antes de irme, no dejé pasar la oportunidad de estrenarme en otros juegos que nunca había probado. TatsujinOu de Toaplan y Mahou Daisakusen, de Raizing, fueron mis elecciones. Grandísimos juegos ambos, lástima que no hayan sido reconvertidos a ninguna consola del pueblo... El segundo incluso solo se encuentra en PCBs.

Para concluir, dejo aquí esta la ruta de peregrinaje, para los que sientan curiosidad por el local.


Ver Mis lugares guardados en un mapa más grande

* El mítico Mikado de Shinjuku, por su parte, sigue sin abrir desde principios de año. Podría haber desaparecido definitivamente, legando su nombre a este otro. Esta teoría estaría reforzada por el ingente número de máquinas que se apreciaba en el local, mucho mayor que el que había a principios de año.

9 comentarios:

Adol3 dijo...

Sigue mostrándonos las bondades del pueblo nipón que nuestro HODIO hacía tu persona crece de forma desmesurada. XDDD

AL menos Tatsujin Ou sí que lo tuvimos ( perdón,tuvieron )en consola/ordenador y sobre Mahou Daisakusen,bueno,las versiones de X68000 y Fm Towns son calcos de la coin op.Lástima que solo los japos tuvieran acceso a ellas... :.(

Chibimogu dijo...

El Hodio lleva hacia el lado hoscuro, tito Adol... Y el lado hoscuro lleva al coleccionismo obsesivo.

Gracias por el apunte, la verdad es que pensaba que no existían conversiones del Mahou Daisakusen. Aunque sean para esos ordenadores que solo unos privilegiados poseen, algo es algo.

Roy Ramker dijo...

¿Y dices que cuando nos morimos vamos allí si hemos sido buenos? Ahora entiendo lo de El Paraíso :D

Chibimogu dijo...

¡Hombre, Roy! Sí, los que se portan mal solo verán el Mikado en forma de palito cubierto de chocolate, o ni eso :D Se ve que últimamente la gente no es buena, eso explicaría la ausencia de jugadores el día que fui... Eso, o es que la crisis está pegando realmente fuerte.

Aitor dijo...

Hola Chibimogu! Un amigote común me ha pasado la dirección de tu blog. No sabía que te molaban los game center ni matamarcianos. Una pena que al final no coincidieramos en Tokio.

Bueno que me lío. Muchas gracias por las fotos. Tengo recuerdos muy majos de aquello. Por lo que veo no ha cambiado mucho. Siguen teniendo la vitrina llena de superplays en el segundo piso? Pude conseguir el DVD de Ibara por tan solo 1,500 yenes. El Mikado de Shinjuku desapareció pero de manera total ya que si no recuerdo mal derrumbaron el edificio hayá por principios de verano. Una pena ya que la mágia tan especial que tenía se ha perdido totalmente en este nuevo emplazamiento. La oscuridad y mugre, estructura tan picasiana de las plantas, deshorden y caos que reinaba por todos lados... espero que al menos los scorers que solían machacar puntuaciones en el Mikado de Shínjuku, hayan acabado en el de Takadanobaba.

En fín, un placer haber encontrado este blog. Me daréun paseo de vez en cuando. Saludotes!!

Chibimogu dijo...

¡Buenas, Aitor! Me han hablado muy bien de ti :D Lo de mi afición por los matamarcianos lo trato de disimular un poco, porque cuando llega la hora de dar la talla en los arcades doy verdadera lástima. pero en casa los disfruto como un enano. Y sí, una verdadera lástima que no coincidiéramos en Tokio, la verdad.

Sí señor, siguen teniendo los superplays en el Mikado de Baba, lo que eché en falta fueron pósters, me hubiera encantado llevarme a casa alguno de Mushihime-sama. También había bandas sonoras bastante majas.

Ya decía yo que una resurrección del Mikado de Shinjuku era algo improbable. Era todo un ejemplo de la decadencia llevada con buen gusto y estilo. Esos neones chisporroteantes y medio fundidos no volverán a brillar en la noche tokiota, una lástima. Si es que me pongo sentimental y todo...

¡Encantado de verte por aquí!

Animaitor dijo...

no me hagas llorar... snif! Habrá que remediarlo haciéndose con una Egret o Blast City ;D

Yo sí que doy pena en los shmups pero como te pasa a tí, me divierto como un enano con ellos.

Como tendremos que volver a visitar a la familia de mi mujer, ya intentaré hacer un hueco y así quedar contigo. Por cierto, has vuelto a ver a Jon? Ya no postea por ningún lado... será por lo de su curro? Ya me ha contado Alvaro que os lo pasasteis en grande.

Bueno, ya me iré pasando por este genial blog. Mis felicitaciones!!

Chibimogu dijo...

Pues nada, cuando estés por aquí pega un toque y ya nos vamos de p. (Paseos frikis, que nadie piense mal).

No tengo ni flowers de quién es el Jon este, a todo esto... Vamos, no caigo ahora.

Animaitor dijo...

Jon fue quien me pasó tu info. Os conocisteis en una fiesta de gaijines los cuales estabais relacionados con el mundo de los videojuegos. Puede que no os volvierais a ver. Alvaro también lo conoció en un CAVE Matsuri.

Relacionados: