04 septiembre, 2009

Pepsiman mola



Bajo la apariencia de kusogee maloliente se esconde uno de los juegos más divertidos de Playstation, basado en la mascota de Pepsi en Japón. Este superhéroe, por decir algo, protagonizó más de una decena de anuncios chorras a finales del siglo pasado. La mayoría de ellos siguen el mismo patrón: alguien se está muriendo de sed y Pepsiman acude corriendo, en coche o patinete a dar de beber Pepsi (en efecto) al sediento. La gracia de los anuncios está en los golpes que este personaje se lleva a la carrera, chocando con todo lo que se cruza en su camino. Esta cachonda campaña de promoción culminó en 1999 con el título de acción desarrollado por KID que, básicamente, podría catalogarse de anuncio largo. El mejor de todos.





Pepsiman está dividido en un total de 4 áreas subdivididas a su vez en 3 fases. En todas, sin excepción, hay que correr como locos recogiendo latas de Pepsi y llegar al final del recorrido antes que se agote la cuenta atrás. Se trata de una fórmula ya explotada en la saga Crash Bandicoot, con la diferencia de que este Pepsiman se parece más a una parodia que un juego. Pepsiman se va golpeando la cabeza en vigas, paredes y demás, soltando gritos de dolor muy graciosos, los cuales se quedan cortos si los comparamos con los atropellos que va sufriendo o los gags del final de cada área, que culminan con un vídeo en imagen real de un tipo obeso comiendo patatas fritas, pizza o lo que tenga a tiro mientras bebe litros y litros de Pepsi.

Pepsiman es muy jugable y adictivo, y para tratarse de un juego humilde y sin pretensión alguna tiene una considerable base de fans en Japón y en el extranjero. En su día se vendió muy barato y actualmente las copias de segunda mano cuestan más que su precio original, algo nada sorprendente, por otro lado.



El juego tiene solo dos puntos negativos. La banda sonora es irritante, ya que se compone de un único tema, la cuña de los anuncios de Pepsiman, que no deja de sonar durante las 12 fases que dura el juego y que taladra más que un operador de telemárketing. La escasa duración de Pepsiman da pie a su segunda lacra: la pasmosa dificultad de las fases finales.
Parpadear es morir. El número de obstáculos es tan grande que no hay más remedio que aprenderse el recorrido de memoria, como si del shmup más esquizofrénico de Cave se tratara. Algo lógico si tenemos en cuenta que este era el único truco que podían emplear los desarrolladores para alargar la vida de esta pequeña joya que, por otra parte, se presta muchísimo a ser rejugada. Diez años después de su lanzamiento, Pepsiman no ha perdido ni un ápice de qualité. En fin, me voy a por una Pepsi, que tanta publicidad no encubierta ha podido conmigo...

10 comentarios:

Adol3 dijo...

Pero en japón no estaba de moda Java Tea? Esta marca si que salía en algunos juegos. Pepsiman,el azote de los anuncios del Final Fantasy IX navideños.

Y que sistema te has pillado tan inaccesible?

Chibimogu dijo...

Aquí en Japón todo está de moda, ya sabes, es el país del consumo.

Sobre ese sistema... Todo a su tiempo, jojojo y más jo.

Deprisa dijo...

Usar el icono de alguna bebida puede resultar en un videojuego gracioso, recuerda el de Spot, la chapita de 7up :P
Un saludo,
Deprisa

Deprisa dijo...

Usar el icono de alguna bebida puede resultar en un videojuego gracioso, recuerda el de Spot, la chapita de 7up :P
Un saludo,
Deprisa

Deprisa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Adol3 dijo...

Acaso te has pillado un Tera Drive? Que envidia. Jo...

Ctharl dijo...

Gran personaje este Pepsi Man. Si hubiera salido de Japón la mayoría de gente la preferiría a la Coca cola.

Si viviera en Japón me pegaría un empacho de kusogee. Ahora mismo lo más alto que he probado al respecto es Escape from bug island de Wii. ¿Es considerado allí también kuso? Estoy un poco preocupado porque me gusta.

Chibimogu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chibimogu dijo...

Cierto Deprisa, y si mal no recuerdo había otro juego con mascota de bebida por ahí, el de Fido Dido. Pero este les da mil patadas.

Ctharl, el Escape from Bug Island es tan ruin que por aquí ha caído en el olvido completamente, que es peor que ser llamado kusogee o cagarro. Los kusogee perduran y perduran en el tiempo, su nombre entra a formar parte de leyendas y mitos, y resultan muy divertidos cuando se consiguen ver en acción... ser malo de narices tiene sus ventajas. Por cierto, pronto recomendaré unos cuantos.

Alvaro dijo...

Flipo con lo que cuentas.
Cualquiera diría que el juego te lo regalaban comprando un Pack de 4Pepsis de 2L y que la mayoría de gente ni perdería el tiempo en probarlo.
A mi de juegos-anuncio el que me llama la atención es el de los fideos instantáneos UFO para SFC. Eso si que es un personaje

PD: ¿Ande te meeetes priiimo?

Relacionados: